4. El Nacionalismo Criollo

4. El Nacionalismo Criollo

El Nacionalismo Criollo

Está en el debate el “nacionalismo” o la globalización. México es un país soberano o un e-business. Los políticos y los intelectuales discuten sobre el nacionalismo, mientras el país se derrumba.

¿Podemos hablar de nacionalismo? ¿Qué defender del nacionalismo? ¿De cuál nación? ¿La nación de los criollos o la de los invadidos- conquistados-colonizados-explotados? ¿La nación de los criollos que iniciaron en 1810?, sean masones-yorkinos-liberales-federalistas- republicanos-priistas o sean criollos masones-escoceses- conservadores-centralistas-monárquicos-panistas.

Lo que ahora llamamos México tiene un tiempo histórico de aproximadamente 8 mil años, desde la invención de la agricultura hasta nuestros días. De ellos, 7 mil quinientos años se vivieron en el proyecto civilizatorio del Anáhuac. Después de la invasión y destrucción de las instituciones, leyes y autoridades; trescientos años como Colonia española a manos de la explotación de los gachupines. Y los últimos, casi 200 años, viviendo en un sistema neo-colonial disfrazado, ahora a manos de los criollos que expulsaron a los gachupines y crearon “su nación” y siguieron manteniendo el sistema colonial y sus castas. ¿De cuándo acá, los vencidos, los indígenas, los campesinos, los obreros, los empleados, los subempleados, los desempleados han tomado decisiones trascendentes en la construcción “de la nación y de la patria de los criollos”? O sólo han sido carne de cañón, voto cautivo y masa trabajadora-consumidora.

¿De qué nacionalismo estamos hablando? Del de Hernán Cortés o el de Gonzalo Guerrero, del de Moctezuma o el de Cuauhtémoc, del de Hidalgo o el de Morelos, del de Iturbide o el de Guerrero, del de Santana o el de Bravo, el de Juárez o el de Maximiliano, el de Díaz o el de Zapata, el de Carranza o el de Villa, el de Alemán o el del tata Cárdenas, el de Echeverría y López Portillo o el de Vázquez y Cabañas, el de Fox o el de Sub Marcos. El nacionalismo que se defiende es el de la nación de los vencedores o la nación de los vencidos. De los ricos o de los pobres, de los explotadores o de los explotados, de los “Pirruris” o de los nacos.

¿De qué nación podemos defender… EL NACIONALISMO?

¿Qué ha sido, en verdad, este remedo de “Nación” que surgió apenas hace 181 años? ¿Cómo es posible que siendo un pueblo trabajador y contando con tantos recursos naturales, más de la mitad sean pobres y un puñado sean inmensamente ricos? En esta “Nación” según la UNICEF se mueren diariamente 300 niños por problemas generados por la miseria. ¿Esos niños de quién son? ¿A quién le interesan? ¿Esos niños de la calle… son hijos de una Nación? Y esos jóvenes desempleados, ¿alguien se preocupa por ellos y por su futuro? Los millones de personas que no tienen trabajo, escuela, tierra, crédito, casa, alimentación, servicio médico, pensión… tienen una Nación que los proteja, apoye, ayude, se preocupe en verdad por ellos.

Cuando hablamos de nacionalismo… ¿de qué estamos hablando? ¿De justicia, de equidad, de oportunidades, de respeto, de bienestar? Hablamos de millones de personas y sus necesidades materiales y sus aspiraciones espirituales; o hablamos de puras ideas políticas.

Hablamos de una continuidad histórica y cultural de miles de años o sólo nos referimos a un puñado de ideas traídas de fuera desde hace 195 años por ilustres y rapaces avecindados. Cuando hablamos de nacionalismo, hablamos de los sentimientos y aspiraciones de millones de personas y de miles de años, o sólo hablamos de ideologías de un puñado de privilegiados. Sean explotadores, políticos o intelectuales.

¿O hablamos de LOS SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN, de decenas millones de personas que la integran?

¿Es saludable discutir sobre nacionalismo o es más razonable hablar sobre la creación de una nación para todos y no sólo para unos cuantos? Es prudente hablar sobre nacionalismo o mejor hablar de descolonización. Es mejor hablar de reformar que de refundar una nueva nación y un nuevo nacionalismo. Es mejor nombrar a esa nueva nación con su milenario nombre “El Anáhuac” o seguir nombrándola con el de los mexicas, que le dieron los criollos. Re-pensar y re-fundar o parchar y reformar. Descolonizar o neo-colonizar. Será bueno discutir sobre el nacionalismo criollo, sea conservador o liberal, panista o priista. ¿Será estéril la discusión o podría ser productiva?

¿Usted, qué opina?

Compartir artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.