“Ejército comenzó a usar fosas para esconder crímenes”, revela informe sobre violencia y terror en México

“Ejército comenzó a usar fosas para esconder crímenes”, revela informe sobre violencia y terror en México

Los hallazgos de fosas clandestinas en México se han convertido en un hecho recurrente, en los últimos diez años, atribuido al contexto de violencia y violaciones a derechos humanos que se ha extendido a lo largo y ancho del país.

La aparición de una o diversas fosas clandestinas representa en sí una práctica donde se materializan diversos delitos y/o violaciones hacia las personas que han sido inhumadas de manera clandestina, empezando claramente por el derecho a la vida.

Asimismo, su posible relación con violaciones graves a los derechos humanos y otros derechos tanto individuales como colectivos que se ven comprometidos, muestra la importancia que adquiere comprender este fenómeno desde diversos ángulos”, señala el informe Violencia y terror: Hallazgos sobre fosas clandestinas en México.

“COINCIDENCIAS”

Sobre el tema, la antropóloga social Cecilia María Cordero menciona que, “las fosas clandestinas comenzaron a ser usadas en el país el día que Calderón le abrió las puertas al Ejército y a la Marina. Porque son quienes las usan para esconder los crímenes de lesa humanidad del Estado. Porque el narcotráfico busca intimidar por eso exhiben a sus muertos”.

En tanto, indica que las víctimas indirectas surgen no sólo por el dolor de perder a un familiar, sino por el viacrucis que transitan cuando se enfrentan a las dependencias, quienes muy probablemente no harán nada o muy poco y al final la madre, el padre, los hijos serán quienes se den a tarea de buscarlos con pala en mano, arriesgando su vida por encontrar a sus desaparecidos, comenta.

El informe indica que, entre los años 2009 a 2014 fueron encontradas 390 fosas clandestinas con mil 418 cuerpos y 5 mil 786 restos en 23 estados del país. Ello significa que en estas entidades federativas se registró por lo menos una fosa clandestina en el periodo de seis años que abarcó la sistematización de las notas periodísticas registradas en la base de datos.

Guerrero es la entidad que ha concentrado el mayor número de fosas en el periodo que abarcó la investigación, seguido por Jalisco, Chihuahua, Coahuila de Zaragoza y Tamaulipas. Estos cinco estados por sí solos concentran 62.56% del total de 390 fosas registradas.

“Todas las fosas clandestinas descubiertas han sido gracias a los civiles que han perdido algún ser querido y que aun cuando no se trata de los restos de su familiar, se dan a la tarea que los restos encontrados lleguen a las familias que posiblemente aún siguen buscando a su persona viva y lamentablemente ya no es así. A eso empujo la deshumanización del gobierno y su personal burocrático a los familiares de víctimas que son quienes tres o más veces a la semana inician recorridos en zonas de alto riesgo”, subraya el reporte.

Con información de: Revolución 3.0.

 

Compartir artículo